Características, Ventajas y Desventajas del Transporte Fluvial

El transporte fluvial es un modo de transporte que se utiliza para movilizar carga y pasajeros, principalmente por la red de vías navegables internas —tales como ríos y lagos naturales—, así como por canales y embalses artificiales. El traslado puede ser tanto nacional como internacional.

Esta forma de transporte se ha vuelto el medio más favorable dentro del marco estratégico de desarrollo sustentable. Durante años ha sido objeto de un renovado interés, tanto del sector público como privado. Entre los principales ríos del mundo donde el transporte fluvial es importante está el Mississipi, en Estados Unidos, con una longitud de 6270 km.

También destaca el río Amazonas, en Sudamérica, que con 7020 kilómetros de largo cruza Perú, Colombia y Brasil, hasta desembocar al océano Atlántico. Otro río de gran importancia es el Nilo, en África, que con 6671 kilómetros de largo recorre Uganda, Sudán y Egipto, para desembocar en el Mediterráneo.

El Danubio, en Europa, tiene una longitud de 2888 km y atraviesa 10 países europeos, partiendo de Alemania hasta llegar al mar Negro en las costas rumanas.

Por último, destaca también el río Azul, en Asia, que tiene 6380 km de largo y atraviesa China, desde el Tíbet hasta alcanzar el mar de la China Oriental.

Historia

Desde la Antigüedad las personas han usado los ríos para viajar y para el intercambio de mercancías. El transporte fluvial apareció en el Neolítico, por lo cual ha sido considerado como el primer medio de transporte en el mundo.

Igualmente se usaron botes de remos y veleros miles de años antes de la era cristiana en Mesopotamia, Egipto y China.

Desde el siglo XII hasta el siglo XIV se incrementó el flujo comercial a través de rutas fluviales mediante el uso de buques con capacidades de 10 a 20 toneladas. Esto fue posible gracias al desarrollo de las ciudades medievales ubicadas por los diferentes ríos de Europa y al desarrollo del comercio.

En el siglo XVI se mejoró significativamente la navegación mediante la construcción de esclusas en las rutas fluviales. A principios del siglo XIX el uso de las máquinas de vapor en los buques jugó un importante papel para el desarrollo del transporte fluvial y en la reducción de su costo.

Características

La navegación fluvial tiene como característica principal transportar productos en grandes volúmenes y con un desplazamiento a ritmo lento.

Las rutas fluviales se pueden clasificar en internacionales, interregionales y locales:

  • Las rutas internacionales son las utilizadas por los diferentes países en sus operaciones de comercio exterior. Como ejemplos de estas rutas están los ríos Níger, Danubio y Paraguay.
  • Las rutas interregionales proveen el transporte de productos entre las principales regiones de un mismo país. Ejemplos de estas rutas son los ríos Volga en Rusia y Mississippi en Norteamérica.
  • Las rutas locales son las que se utilizan para realizar enlaces dentro de una misma región, o enlaces intrarregionales.

Transporte fluvial comercial

Se fundamenta en lo siguiente:

  • Existencia de un puerto importante en la desembocadura del río o cerca de la misma.
  • Costos competitivos en el transporte de ciertos productos, usando como indicador toneladas por kilómetro.
  • Presencia a lo largo del río de prósperas zonas agrícolas e industriales.
  • Conexiones adecuadas con el modo de transporte terrestre (carretero y ferroviario) o con el modo marítimo, implementando así la operación del transporte multimodal. Para ello se crean Terminales Interiores de Carga (TIC) a lo largo de la trayectoria del río, así como centros para la transferencia de carga de un medio a otro.

Redes de navegación fluvial

En el mundo se pueden distinguir cuatro redes de navegación fluvial que corresponden a cuatro grandes zonas industriales en nuestro planeta. Estas redes son las siguientes:

  • Noroeste de Europa (del Sena al Ródano y al Elba).
  • Gran Bretaña.
  • La llanura rusa.
  • El noreste estadounidense (el canal de San Lorenzo, los Grandes Lagos y del Erie al Mississippi-Missouri).

Ventajas

El transporte fluvial tiene numerosos atributos en comparación con otros tipos de transporte en términos de logística, seguridad y protección al medio ambiente, manteniendo su puesto entre los medios contemporáneos de transporte más ventajosos.

Algunas de las ventajas más destacadas son las siguientes:

  • Su costo es altamente competitivo, siendo un medio de transporte eficiente: una simple barcaza fluvial navegando por los canales más pequeños transporta entre 250 a 300 toneladas de carga, lo que equivale a unos 10 o 12 camiones, o a 5 o 6 vagones de ferrocarril.
  • El transporte fluvial es el modo de transporte menos contaminante, al tener uno de los niveles de emisión de CO2 más bajos de todos los medios de transporte. Se considera que transportar mercancías por ríos es una forma de transporte respetuosa con el medio ambiente.
  • Al tomar el único medio de transporte que no está atiborrado, lo primero que se garantiza es una alta confiabilidad en los tiempos de entrega.
  • Tiene bajos niveles de accidentabilidad y de impacto ambiental por la emanación de ruidos o gases, principalmente al compararlo con el transporte terrestre.
  • Permite un ahorro de energía bastante importante, ya que un caballo de fuerza (HP) moviliza solo 150 kg en camión, 500 kg en tren y 4000 kg en una embarcación fluvial.
  • Las redes ferroviarias y viales demandan una constante modernización y mantenimiento; sin embargo, los lagos y ríos navegables exigen una inversión mucho menor y tienen una mayor utilidad cuando se integran con las conexiones terrestres o marítimas.

Desventajas

  • Destrucción de cursos fluviales: Aunque el transporte fluvial es un método relativamente limpio para trasladar productos, las mejoras que hay que realizar en los ríos para hacerlos navegables —enderezamiento, dragado y canalización— con frecuencia conllevan la destrucción de los cursos fluviales naturales, generando impacto negativo en las personas. De los 230 principales ríos en el mundo, se considera que alrededor del 60 % se encuentra moderada o seriamente «con cortes». Estos cortes se hacen comúnmente con el objeto de mejorar el transporte fluvial.
  • Alteración del hábitat: Los proyectos de infraestructura para la navegación fluvial alteran la función natural del río y su hábitat debido a las modificaciones físicas realizadas, tales como bombeo de agua, extracción de grava y arena, canalización y dragado. Esto genera vías fluviales profundas, uniformes y rectas que cortan parcialmente el río de su llanura natural. La operación de los barcos crea olas que molestan a otros beneficiarios del agua. Los peces jóvenes se ven afectados directamente por las olas, ya que su capacidad de nado es baja. La alta intensidad de tráfico conlleva una reducción de la diversidad animal a lo largo de las costas del río.
  • Posible contaminación por derrames: Los eventuales derrames y choques de barcos pueden contaminar y dañar los hábitats acuáticos. Esta contaminación accidental podría ser de petróleo y, en otros casos, de sustancias peligrosas.

Uso estacional

En muchos países este modo de transporte opera estacionalmente, cuando el medio acuático ofrece condiciones satisfactorias de navegabilidad.

¿Qué se pierde al adaptar un río a los barcos?

No se logrará que el transporte fluvial sea realmente sostenible si se ignoran los apreciables servicios que brindan los ríos a los ecosistemas. Algunos de los servicios que se pierden al tratar de adaptar un río a los barcos (en lugar de adecuar los barcos al río) son:

  • Almacenamiento y retención del agua para uso doméstico, agrícola e industrial.
  • Suministro de alimentos provenientes de la pesca.
  • Control de inundaciones.
  • Recarga de las aguas subterráneas.

Imagen cortesía: https://pixabay.com/es/users/dendoktoor-14802912/

Publicado inicialmente: www.lifeder.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *